Imágenes y frases católicas.

martes, 6 de mayo de 2014

Crucifixiones y abortos de cristianos en Siria.

Fuente: http://www.gaceta.es/noticias/crucifixiones-abortos-forzados-cristianos-siria-04052014-2149


Una monja alerta de la atroz persecución religiosa en el país mediterráneo, sumido en una guerra y azotado por el terrorismo. 


Son cristianos y no quieren convertirse al islam. Y esa negativa les expone a perder la vida aferrados a su fe, siendo víctimas de una cruel violencia difícil de describir y ante la aparente indiferencia de un mundo que mira hacia otro lado. 
"Si quieren ejemplos, en Malula crucificaron a dos jóvenes porque no quisieron pronunciar la shahada. Les amenazaron: 'Entonces quieren morir como su amo, en el que creen. Tienen dos opciones: recitan la shahada o serán crucificados", expone sor Raghida, que dirigía la escuela del Patriarcado Greco-Católico en Damasco y que se ha trasladado a Francia. 
Está ocurriendo en Siria, donde varios jóvenes cristianos ya han perdido la vida de esa forma. También las mujeres y los niños sufren una extrema violencia, que ha llevado a que los bebés sean arrebatados del seno de las gestantes. Son crímenes contra cristianos perpetrados por grupos radicales musulmanes vinculados a Al Qaeda. 
Pero la barbarie no queda ahí. Tristemente, la violencia no entiende de límites. Y estos sucesos en Siria lo demuestran: después de los terribles crímenes, las cabezas de los chicos llegan a ser usadas para jugar al fútbol; los cordones umbilicales de los niños sirven para que estos cuelguen de los árboles.
Es el relato de la terrible denuncia de sor Raghida: "En las ciudades o pueblos que son ocupados por los elementos extremistas armados, estos últimos dan a elegir a los cristianos entre unirse a su fe o la muerte. Algunas veces, piden también un rescate", ha contado la monja en Radio Vaticano. 
La persecución que padecen los cristianos es atroz: "Algunos sufren el martirio de una forma extremadamente inhumana, con una terrible violencia que no tiene nombre", explica la religiosa, que hace un llamamiento internacional e invita a "repensar los derechos humanos y la dignidad del hombre".

Las lágrimas de un Papa

También ha atraído la atención sobre estos sucesos el Papa Francisco, que hace unos días reconocía que había sido incapaz de contener las lágrimas al saber de estos crímenes. "Yo lloré cuando vi en los medios de comunicación la noticia de cristianos crucificados en cierto país no cristiano", explicó el Pontífice, que recordó que "existen países en los que, sólo por llevar el Evangelio, vas a la cárcel".
Y no es la primera vez que Bergoglio lo hace: "Cuando ustedes escuchan que muchos cristianos sufren en el mundo, ¿son indiferentes o sienten como si un miembro de vuestra familia estuviese sufriendo?", preguntó, hace unos meses, en una abarrotada plaza de San Pedro.

Tres años de guerra civil: Siria, un país asolado

No hace tanto tiempo que en Siria convivían pacíficamente cristianos y musulmanes. Pero llegó la guerra, y la ruptura de esa sintonía fue una de las terribles consecuencias. 
No obstante, se calcula que dos tercios de los seguidores de Jesús han abandonado desde entonces el país mediterráneo, convertido por la guerra en un escenario de caos y horror, debido a las persecuciones que sufren por razón de fe. 
El miedo es para ellos tan habitual como el aire que respiran: los sucesos demuestran que están en peligro y se sienten abandonados. Y no quieren ser ni héroes ni mártires; quieren, simplemente, poder seguir profesando su religión.
Más de 146 000 fallecidos, 600 000 heridos, 2.5 millones de refugiados, 6.5 millones de desplazados internos y 5.5 millones de niños afectados: es el trágico balance de una guerra civil en Siria de cuyo inicio se cumplió en marzo el tercer aniversario. Pero si los datos son dantescos, peor aún es pensar que se hace difícil encontrar un motivo para pensar que su fin pueda estar próximo.
Más enlaces sobre esta noticia:

http://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-lloro-por-cristianos-crucificados-en-siria-30712/#.U2lDMfl_uSo
http://www.abc.es/internacional/20140502/abci-siria-crucifixiones-201405011928.html


viernes, 2 de agosto de 2013

Un interesante y completo texto sobre el primado de pedro.

Aquí os dejo dos fragmentos del escrito del P. Jean Galot sobre el primado de Pedro como sumo sacerdote de la Nueva Alianza. 

Podéis leer el texto completo aquí: http://www.clerus.org/clerus/dati/2003-04/26-13/02PiSpa.html

 "Y yo te digo que eres Pedro" (Mt 16,18). El nombre Kaipha es otorgado para expresar el nuevo papel, explicado sucintamente: "sobre esta piedra edificaré mi Iglesia". Es el mismo nombre que el del sumo sacerdote del tiempo, Caifás. La identidad entre los dos nombres no puede ser casual; es mucho más intencional que "Simón, hijo de Jonás", pues se trata de un nombre escogido deliberadamente por Jesús. Esa elección evocadora significa que, para Jesús, Simón es ya el sumo sacerdote que desempeñará luego en la Iglesia la función que antes era asignada al sumo sacerdote judío.


El nombre de Caifás concedido a Simón está en sintonía con el marco de la fiesta de la expiación no sólo porque implica una alusión al sumo sacerdote del tiempo, sino porque se relaciona, más fundamentalmente a la piedra fundamental del templo. Se trata de una piedra que sobresalía del suelo del Santo de los Santos y ocupaba el lugar del arca y del propiciatorio, desaparecidos en la destrucción del primer templo. Se había llegado a creer que sobre esta piedra había sido fundado el mundo. En el Santo de los Santos el sumo sacerdote entraba sólo una vez por año, el día de la expiación, para el sacrificio de los perfumes y la aspersión con la sangre de las víctimas.