Imágenes y frases católicas.

lunes, 18 de enero de 2016

Catecismo: La misión profética del laico.

Algunos puntos del Catecismo de la Iglesia Católica sobre los fieles laicos. 

Su participación en la misión profética de Cristo. 

 904 "Cristo [...] realiza su función profética no sólo a través de la jerarquía [...] sino también por medio de los laicos. Él los hace sus testigos y les da el sentido de la fe y la gracia de la palabra" (LG 35). 

 «Enseñar a alguien [...] para traerlo a la fe [...] es tarea de todo predicador e incluso de todo creyente (Santo Tomás de Aquino, S. Th. 3, q. 71, a.4, ad 3). 


 905 Los laicos cumplen también su misión profética evangelizando, con "el anuncio de Cristo comunicado con el testimonio de la vida y de la palabra". En los laicos, "esta evangelización [...] adquiere una nota específica y una eficacia particular por el hecho de que se realiza en las condiciones generales de nuestro mundo" (LG 35): «Este apostolado no consiste sólo en el testimonio de vida; el verdadero apostolado busca ocasiones para anunciar a Cristo con su palabra, tanto a los no creyentes [...] como a los fieles» (AA 6; cf. AG 15).


 906 Los fieles laicos que sean capaces de ello y que se formen para ello también pueden prestar su colaboración en la formación catequética (cf. CIC, can. 774, 776, 780), en la enseñanza de las ciencias sagradas (cf. CIC, can. 229), en los medios de comunicación social (cf. CIC, can 823, 1). 

907 "Tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de manifestarla a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres y la reverencia hacia los pastores, habida cuenta de la utilidad común y de la dignidad de las personas" (CIC, can. 212, 3).

"Estaba desnudo, y me vestisteis..."


martes, 12 de enero de 2016

Cinco millones de muertos para que tú tengas teléfono móvil.

Extractos de un artículo aparecido en Alfa y Omega.

Leer el artículo completo aquí: http://www.alfayomega.es/41369/cinco-millones-de-muertos-para-que-tu-tengas-telefono-movil)

- " Un obispo y un sacerdote congoleños han visitado España para pedir al Gobierno que vote a favor de una normativa obligatoria que regule el comercio de minerales de sangre en Europa. Ningún mandatario les recibió". 

 - « [...] es probable que las empresas europeas estén alimentando un ciclo de violencia que socava los derechos humanos, la paz y el desarrollo», afirman las Comisiones Europeas de Justicia y Paz en una declaración conjunta para exigir la normativa europea obligatoria". 

 - «Mucha gente muere en la mina, pero todos quieren trabajar allí, porque es la única manera de asegurarse un pequeño ingreso para poder comer".

 - "Todos nuestros teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, cámaras fotográficas y otros dispositivos tecnológicos contienen algunos elementos caros y escasos, pero fundamentales para su funcionamiento. 



Cuatro de ellos son los conocidos como minerales de sangre: el coltán, el estaño, el wolframio y el oro. El coltán almacena la electricidad en el móvil –sin él, por ejemplo, no sonaría–. El wolframio hace que pueda vibrar. Con el estaño se sueldan los circuitos. Con oro se cubren los cableados. La extracción de estos cuatro minerales, predominantes en la República Democrática del Congo, depende del control de grupos armados que nutren sus guerrillas con el dinero obtenido de la venta de los minerales, y matan y violan a la población que no quiere someterse a su explotación. Mientras, el Gobierno congoleño mira hacia otro lado. En Europa renovamos cada año alrededor del 40 % de los teléfonos móviles".

¿Qué podemos hacer? 

 " Podemos firmar por un comercio de minerales justo. La ONG jesuita Alboan, a través de la campaña Tecnología libre de conflicto –www.tecnologialibredeconflicto.org– ha organizado una recogida de firmas para pedir que la industria europea no se surta de minerales cuyo comercio alimente conflictos armados.

 * Podemos alargar la vida útil de nuestros dispositivos y reciclarlos cuando lleguen a su fin real, no condicionado por la presión publicitaria o la introducción continua de nuevas funcionalidades no imprescindibles para el uso del teléfono. Estas dos alternativas contribuyen a reducir la necesidad de extracción de minerales. 

 * Podemos contactar con las empresas de tecnología cuyos productos consumimos para exigirles transparencia. Todos los minerales se pueden obtener en otros lugares del mundo que no están en conflicto. Pero es más costoso.

 * Podemos comprar dispositivos tecnológicos libres de sangre. La compañía holandesa Fairphone es la pionera en construir móviles limpios.

 * Podemos contribuir a la sensibilización difundiendo esta información entre familia y amigos".

Tu tecnología podría estar clamando al Cielo.


Me estoy refiriendo al Coltán y a otros minerales de sangre que están provocando muertes en minas de África, en el Congo para que nosotros podamos tener y hacer funcionar nuestros "juguetes " electrónicos como teléfonos móviles, ordenadores, reproductores mp3 y mp4, televisiones planas etc...


Ciertamente nos han metido en esto, (se empezó a saber de estas noticias por el 2008, cuando todas estas tecnologías estaban más que extendidas) pero algo tendremos que hacer, por ejemplo exigir a todas esas empresas que no compren estos minerales cuando detrás hay gente muriendo en minas, o no compraremos sus productos. Que se vayan viendo obligados a buscar soluciones.

IFC.

jueves, 7 de enero de 2016

Siervo de Dios Alcide de Gasperi.

Frases del Siervo de Dios Alcide de Gasperi. Político cristiano católico y uno de los padres de Europa:


- "Dios no puede ser injusto ni cruel. Es Padre. Dios tiene un designio inescrutable, ante él me inclino adorando... me esfuerzo por conformar mi voluntad con la de Dios".



- "¿Qué valor tendría el sentido sustancial de la civilización que es la aplicación en la realidad social del principio evangélico, si no lográramos hacer justicia al pobre, si los católicos no aplicáramos el espíritu del Evangelio?".

viernes, 23 de octubre de 2015

Hasta el último centavo.

La lectura de hoy es el santo evangelio según san Lucas: 12,54-59.

Se trata de discernir los signos de los tiempos. Tenían a Jesús delante y se resistían a saber quien era realmente, y a conocer la urgencia de los acontecimientos.
 

A nosotros hoy también nos puede pasar. Una gran parte de los hasta no hace mucho llamados países cristianos que se han formado al amparo del cristianismo durante más de dos mil años (hasta los famosos derechos humanos hubieran sido imposibles sin el cristianismo, que le dió valor a la persona) han dejado de lado a Cristo por un plato de lentejas, mirando hacia otro lado mientras se divierte con la moda del día, en una especie de delirio egolátrico. No generalizo, ni digo que sea en todos los casos, pero en buena parte es así. Debemos ser menos vanidosos y superficiales y refexionar más sobre cosas trascendentales y espirituales. Cambiar y volver a "nuestro primer amor" (Apocalipsis 2, 2-4), volvernos a Dios.

Después Jesús dice: "Cuando te diriges al tribunal con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo"

Se trata de la importancia y urgencia de ponerse a bien con Dios y con en prójimo. Dejar los rencores, saber olvidar, saber disculpar a aquellos que nos han hecho daño. Si los que hemos hecho daño hemos sido nosotros, pedir perdón a la persona herida, y si es posible, repararlo. 


Así a la vez también nos reconciliamos con Dios, que como buen Padre, quiere que sus hijos se amen. Por eso es inadmisible que halla personas que se dicen cristianas e insultan y denigran. A veces cuando se hacen correcciones se debe ser firme, incluso muy firme, pero nunca faltar al repeto al prójimo que es nuestro hermano.

También en lo de "... no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo" puede haber una posible alusión a la doctrina del Purgatorio, del que, aunque muere reconciliado con Dios, no puede salir hasta estar totalmente purificado en el fuego del amor de Dios.

IFC.

jueves, 22 de octubre de 2015

Fuego sobre la tierra.

La lectura de hoy es San Lucas 12,49-53.


Jesús dijo a sus discípulos: "Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo"

El fuego es figura de la presencia de Dios, por ejemplo, pensemos en la zarza ardiente o tantos otros ejemplos. También es símbolo de juicio y purificación. El  fuego es jucio es amor, porque la Justicia y la Misericordia son una sóla cosa.  Fuego amoroso para los que se abren y escuchan a Dios, fuego devorador para los que se cierran y no le escuchan, fuego para acrisolar a los que necesitan purificación. En este último caso todos necesitamos ser acrisolados en esta vida, aunque también de forma misteriosa se podría mencionar la doctrina del purgatorio como purificación.

Por último este fuego también representa el fuego de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo, ya anunciada por los profetas en el Antiguo Testamento. El Fuego que Dios nos da sólo es Amor y misericordia, y sólo puede ser fatal si pecamos contra el Espíritu santo, que significa ente otras cosas, rechazar obstinadamente a Dios, a la salvación al Espíritu Santo y persistir en el mal. Este es el único pecado que Jesús dijo que no podría ser perdonado (Mc 3,29; Cf. Mt 12:32; Lc 12:10), ya que Dios no quiere violentar la voluntad de los que no quieren amarle.


Jesús también habla en esta lectura sobre su bautismo, que es su sacrificio en la cruz para salvarnos, y por último de la división. Muchos de los que seguían a Jesús estaban siendo rechazados por sus comunidades, sus propios familiares, y sufriendo persecución. Lo mismo ha venido suceciendo en más de 2000 años y sigue sucediendo hoy. La espada de la Palabra divide entre los que aman la Verdad y los que no la aman. Amarla es cuestión de fe y humildad, querer hacercarse a la Luz, aunque quizá nuestros pecados queden al descubierto frente a Dios.

 El nos conoce y si acudimos a Él con corazón contrito y humilde, y acudimos al Sacramento de la Confesión nos perdonará.

IFC. 

Sobre la masonería.


Quiero dejar clara una cosa, si bien la masonería es repugnante, no debemos sentir odio hacia estas personas que están equivocadas. Aún pueden abandonar estas ideas y volverse a Cristo. No pocos lo han hecho y han dado su testimonio. Se debe odiar al pecado pero no al pecador. Nosotros también lo somos, pero puesto que creemos en Jesucristo, oremos por estas personas.

Muy relacionado con la entrada anterior. Abajo dejo un enlace con la serie de 7 audios del programa Marcando el Norte con Javier Parédes y el profesor Alberto Bárcena hablando sobre la masonería. Imprescindible para comprender por que está la sociedad como está, especialmente desde los "experimentos" de ingeniería social que llevan haciendo unos tres o cuatro siglos, a espaldas de los pueblos y los ciudadanos.

IFC.

lunes, 19 de octubre de 2015

El cristiano no sigue modas.

 El cristianismo, la Iglesia Católica, no pude seguir al mundo en modas y corrientes ideologicas, tiene que permanecer firme en las enseñanzas de Cristo y el depósito de la fe, y la misión de papas, cardenales, obispos y también fieles es custodiar esta fe que hemos recibido.


Algunas personas piensan que esta firmeza es una agresión, se sienten atacadas, como si estas cosas fueran antiguallas, pero no es así. Por el contrario es una defensa. Una defensa para no ser arrastrados por ideologías relativistas y modas de ingeniería social, que no pocas veces utilizan la televisión, cine, series de tv, internet y pop stars, para meternos ideologías con calzador, especialmente a los más jóvenes.

Unas ideologías para las que nuestra vida hoy puede valer mucho y mañana no valer nada, porque no hay nada firme, nada seguro, todo "depende", cada cual tiene "su" verdad. 

Pues tal vez no se trata de "tu" verdad ni "mi" verdad, sino LA VERDAD que está encima de nuestras cabezas. 

No es cosa de conspiranoicos. Las modas e ideologías no aparecen por casualidad. Detrás hay personas con poder que se reunen a espaldas de los pueblos y dicen "ahora el mundo tiene que ir así y asá". No tiene nada de misterioso, siempre ha habido personas que han querido dominar al resto, pero  ahora que el mundo esta más globalizado es más fácil.

La pregunta es ¿Vamos a dejar que unas ideologías y modas nos dirijan como a peleles o vamos a seguir a Cristo en lo que nos dijo?



 No soy nadie para dar consejos, sólo soy un pecador que quiere ser fiel a Dios, pero creo, amigo/a, que si nos consideramos cristianos tenemos que pasar de modas y tonterías que además de hacernos bobos, pueden corromper nuestra alma.

IFC.

sábado, 3 de octubre de 2015

San Francisco de Asis y la eucaristía.

San francisco de Asís no era sacerdote sino diácono. Era muy exigente a la hora de practicar su propia pobreza, pero a la hora de tratar el tema de los objetos litúrgicos de la santa Misa, quería lo mejor y más rico para el Señor. No debe extrañarnos, así a sido siempre para la Iglesia. Además recordemos que Jesucristo instituye la Santa Eucarístía de la Nueva Alianza en el marco de la pascua judía, en la que se sirve la cena en los platos y vasos más sagrados hermosos y ricos que poseía la casa. 

Leyenda de Perusa (LP 60; cf. EP 56)

Francisco barre las iglesias
En cierta ocasión, estando el bienaventurado Francisco junto a la iglesia de Santa María de la Porciúncula cuando todavía eran pocos los hermanos, salía de vez en cuando a visitar las aldeas y las iglesias de los alrededores de Asís, anunciando y predicando a los hombres la penitencia. Llevaba consigo una escoba para barrer las iglesias, pues sufría mucho cuando, al entrar en ellas, las encontraba sucias.

Por eso, cuando terminaba de predicar al pueblo, reunía a todos los sacerdotes que se encontraban allí en un local apartado para no ser oído por los seglares. Les hablaba de la salvación de las almas, y, sobre todo, les recomendaba mucho el cuidado y diligencia que debían poner para que estuvieran limpias las iglesias, los altares y todo lo que sirve para la celebración de los divinos misterios.

Esto escribe san Francisco:

Del Testamento de san Francisco de Asís

  [...] Y quiero que estos santísimos misterios sean sobre todas las cosas honrados, venerados y colocados en lugares preciosos.


CARTA A LOS CLÉRIGOS II [CtaCle2] Segunda redacción.

1Consideremos todos los clérigos el gran pecado e ignorancia que tienen algunos acerca del santísimo cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo, y de sus sacratísimos nombres, y de sus palabras escritas que consagran el cuerpo. 2Sabemos que no puede existir el cuerpo, si antes no es consagrado por la palabra .3Nada, en efecto, tenemos ni vemos corporalmente en este siglo del Altísimo mismo, sino el cuerpo y la sangre, los nombres y las palabras, por las cuales hemos sido hechos y redimidos de la muerte a la vida (1 Jn 3,14).

 4Por consiguiente, todos aquellos que administran tan santísimos ministerios, y sobre todo quienes los administran sin discernimiento, consideren en su interior cuán viles son los cálices, los corporales y los manteles donde se sacrifica el cuerpo y la sangre de nuestro Señor. 5Y hay muchos que lo abandonan en lugares viles, lo llevan miserablemente, y lo reciben indignamente, y lo administran a los demás sin discernimiento. 6Asimismo, sus nombres y sus palabras escritas son a veces hollados con los pies; 7porque el hombre animal no percibe las cosas que son de Dios (1 Cor 2,14). 

8¿No nos mueven a piedad todas estas cosas, siendo así que el mismo piadoso Señor se entrega en nuestras manos, y lo tocamos y tomamos diariamente por nuestra boca? 9¿Acaso ignoramos que tenemos que caer en sus manos? 

10Por consiguiente, enmendémonos de todas estas cosas y de otras pronta y firmemente; 11y dondequiera que estuviese indebidamente colocado y abandonado el santísimo cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, que se retire de aquel lugar y que se ponga en un lugar precioso y que se cierre. 12Del mismo modo, dondequiera que se encuentren los nombres y las palabras escritas del Señor en lugares inmundos, que se recojan y se coloquen en un lugar decoroso.

 13Y sabemos que estamos obligados por encima de todo a observar todas estas cosas según los preceptos del Señor y las constituciones de la santa madre Iglesia. 14Y el que no lo haga, sepa que tendrá que dar cuenta ante nuestro Señor Jesucristo en el día del juicio (cf. Mt 12,36). 15Quienes hagan copiar este escrito, para que sea mejor observado, sepan que son benditos del Señor Dios.

viernes, 2 de octubre de 2015

Catecismo: Los ángeles en la vida de la Iglesia

Catecismo de la Iglesia Católica: Los ángeles en la vida de la Iglesia

334 De aquí que toda la vida de la Iglesia se beneficie de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles (cf Hch 5, 18-20; 8, 26-29; 10, 3-8; 12, 6-11; 27, 23-25).

335

invoca su asistencia (así en el «Supplices te rogamus...» [«Te pedimos humildemente...»] del Canon romano o el «In Paradisum deducant te angeli...» [«Al Paraíso te lleven los ángeles...»] de la liturgia de difuntos, o también en el "himno querúbico" de la liturgia bizantina) y celebra más particularmente la memoria de ciertos ángeles (san Miguel, san Gabriel, san Rafael, los ángeles custodios). 

336 Desde su comienzo (cf Mt 18, 10) hasta la muerte (cf Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34, 8; 91, 10-13) y de su intercesión (cf Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12).


Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.

jueves, 1 de octubre de 2015

Santa Teresa del Niño Jesús.

Frases extraídas del libro de las obras completas (cartas, manuscritos autobiográficos, oraciones, etc...) de santa Teresa de Lisieux.


-"No pido amor sensible sino un amor conocido sólo de Jesús".

- "Dios es más tierno que una madre".

- "[...] Dios está muy lejos de llevarme por el camino del temor. Sé encontrar siempre la forma de ser feliz y de aprovecharme de mis miserias..."

- "Nadie, Amor mío, tenía ese derecho sobre ti, y sin embargo obedeciste, no sólo a la Virgen Santísima y a san José, sino hasta a tu mismos verdugos. Y ahora te veo colmar en la hostia la medida de tus anodanamientos. ¡Qué humildad la tuya, Rey de la gloria, al someterte a todos tus sacerdotes, sin hacer distinción alguna entre los que te aman y los que por desgracia, son tibios y fríos en tu servicio...! A su llamada, tu bajas del cielo; (...) ¡Que manso y humilde de corazón me pareces, Amor mío, bajo el velo de la blanca hostia! Ya no puedes abajarte más para  para enseñarme la humildad". 

Santa Faz de Manoppello. 

- "[...] he vuelto a cometer muchas faltas de orgullo. Al ver esto me tienta el desaliento, pero sé que el desaliento es también una forma de orgullo. Por eso quiero Dios mío, fundar mi esperanza sólo en ti. Ya que tú lo puedes todo, haz nacer en mi alma la virtud que deseo".

- "¿Y cómo amó Jesús a sus discípulos, y por que los amó? No, no eran sus cualidades naturales las que podían atraerle. Ente ellos y Él había una distancia infinita. (...) Quiere verles reinar con Él en el reino de su Padre, y para abrirles las puertas de ese reino, quiere morir en la cruz, pues dijo: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos". 



- "Sí ahora comprendo que la caridad perfecta consiste en soportar los defectos de los demás, en no extrañarse de sus debilidades [...]"

- "[...] la caridad no debe quedarse encerrada en el fondo del corazón. Nadie, dijo Jesús, enciende una lampara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de la casa. Yo pienso que esa lampara representa la caridad, que debe alumbrar y alegrar, no sólo a los que me son más queridos, sino a todos los que están en la casa, sin exceptuar a nadie".

- "[...] no me sorprendo ya de nada ni me aflijo al ver que soy la debilidad misma; Al contrario me glorío de ello [...] Acordándome que la caridad cubre multitud de pecados, exploto esta mina fecunda que que Jesús ha abierto ante mi".


jueves, 10 de septiembre de 2015

Benedicto XVI: el verdadero san Francisco de Asís.

BenedictoXVI Miércoles 27 de enero de 2010. Leer completo aquí:http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/audiences/2010/documents/hf_ben-xvi_aud_20100127.html

- "En realidad, en el siglo XIX y también en el siglo pasado algunos historiadores intentaron crear detrás del Francisco de la tradición, lo que llamaban un Francisco histórico, de la misma manera que detrás del Jesús de los Evangelios se intenta crear lo que llaman el Jesús histórico.[...]

- "[...] También es verdad que no tenía intención de crear una nueva Orden, sino solamente renovar el pueblo de Dios para el Señor que viene. Pero entendió con sufrimiento y con dolor que todo debe tener su orden, que también el derecho de la Iglesia es necesario para dar forma a la renovación y así en realidad se insertó totalmente, con el corazón, en la comunión de la Iglesia, con el Papa y con los obispos. Sabía asimismo que el centro de la Iglesia es la Eucaristía, donde el Cuerpo de Cristo y su Sangre se hacen presentes. A través del Sacerdocio, la Eucaristía es la Iglesia. Donde sacerdocio y Cristo y comunión de la Iglesia van juntos, sólo aquí habita también la Palabra de Dios. El verdadero Francisco histórico es el Francisco de la Iglesia y precisamente de este modo habla también a los no creyentes, a los creyentes de otras confesiones y religiones".

 - "Se ha dicho que Francisco representa un alter Christus, era verdaderamente un icono vivo de Cristo. También fue denominado "el hermano de Jesús". De hecho, este era su ideal: ser como Jesús; contemplar el Cristo del Evangelio, amarlo intensamente, imitar sus virtudes. En particular, quiso dar un valor fundamental a la pobreza interior y exterior, enseñándola también a sus hijos espirituales. La primera Bienaventuranza en el Sermón de la montaña —Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos (Mt 5, 3)— encontró una luminosa realización en la vida y en las palabras de san Francisco.[...]"  


 - "En Francisco el amor a Cristo se expresó de modo especial en la adoración del Santísimo Sacramento de la Eucaristía. En las Fuentes franciscanas se leen expresiones conmovedoras, como esta: "¡Tiemble el hombre todo entero, estremézcase el mundo todo y exulte el cielo cuando Cristo, el Hijo de Dios vivo, se encuentra sobre el altar en manos del sacerdote! ¡Oh celsitud admirable y condescendencia asombrosa! ¡Oh sublime humildad, oh humilde sublimidad: que el Señor del mundo universo, Dios e Hijo de Dios, se humilla hasta el punto de esconderse, para nuestra salvación, bajo una pequeña forma de pan!" (Francisco de Asís, Escritos, Editrici Francescane, Padua 2002, p. 401)".


- "[...] recomendación que Francisco dirigió a los sacerdotes: "Siempre que quieran celebrar la misa ofrezcan purificados, con pureza y reverencia, el verdadero sacrificio del santísimo Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo" (ib., 399). Francisco siempre mostraba una gran deferencia hacia los sacerdotes, y recomendaba que se les respetara siempre, incluso en el caso de que personalmente fueran poco dignos. Como motivación de este profundo respeto señalaba el hecho de que han recibido el don de consagrar la Eucaristía. Queridos hermanos en el sacerdocio, no olvidemos nunca esta enseñanza: la santidad de la Eucaristía nos pide ser puros, vivir de modo coherente con el Misterio que celebramos".

Papa Francisco: El verdadero san Francisco de Asís.

Fragmentos de la homilía del Papa Francisco en  Asís Viernes 4 de octubre de 2013, Leerla completa aquí: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2013/documents/papa-francesco_20131004_omelia-visita-assisi.html

  - "Francisco, hijo de un rico comerciante de Asís. El encuentro con Jesús lo llevó a despojarse de una vida cómoda y superficial, para abrazar «la señora pobreza» y vivir como verdadero hijo del Padre que está en los cielos. Esta elección de san Francisco representaba un modo radical de imitar a Cristo, de revestirse de Aquel que siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cf. 2Co 8,9)".

- "[...] quien sigue a Cristo, recibe la verdadera paz, aquella que sólo él, y no el mundo, nos puede dar. Muchos asocian a san Francisco con la paz, pero pocos profundizan. ¿Cuál es la paz que Francisco acogió y vivió y nos transmite? La de Cristo, que pasa a través del amor más grande, el de la Cruz. Es la paz que Jesús resucitado dio a los discípulos cuando se apareció en medio de ellos (cf. Jn 20,19.20)".

Pintura: Detalle de "San Francisco arrodillado con una calavera en las manos" de Zurbarán.

- "La paz de san Francisco es la de Cristo, y la encuentra el que «carga» con su «yugo», es decir su mandamiento: Amaos los unos a los otros como yo os he amado (cf. Jn 13,34; 15,12). Y este yugo no se puede llevar con arrogancia, con presunción, con soberbia, sino sólo se puede llevar con mansedumbre y humildad de corazón".